Un sueño...

17 agosto 2006


He tenido un sueño de los que llamo placebo, algo así como felicidad atemporal, perfecta, ideal, única. Porque ésta noche la encontré en sueños. Había gente y música a nuestro alrededor, pero estábamos solos, cada uno en los ojos del otro. Me miraba y sonreía.
'Tus manos, sobre mis hombros. Las mías en tu cintura. Sentía el calor de tu piel en mis manos, sabiéndome prisionero de ese sentir, temiendo despertar si perdía tu contacto.
La música empezó a silenciarse, la gente iba desvaneciendo, y yo me acercaba a ti con la esperanza de no volver atrás jamás.'
Y desperté.
He estado toda la mañana intentando entrar en el sueño. Pero no he podido. Pruebo a concentrarme y estudiar, pero la felicidad del sueño y la pena de volver a la realidad no me dejan.
Supongo que no hay sueño más amargo que aquel que empieza con el dulzor de la mirada de una mujer.
Liberae sunt cogitationes

1 comentario:

Kognos.org dijo...

estoy buscando una conexion metafisica con mi propia esencia.

Publicar un comentario