[ThePila] Ética para Amador

24 febrero 2007

Si éste fuera un blog como otro cualquiera, la crítica de éste libro sería algo así, pseudointelectualoide y costumbrista como cualquier otra:

Como una analogía del 'Ética para Nicomano' de Aristóteles, Sabater introduce la Ética en un diálogo ficticio con su propio hijo en el que explica qué temas trata la ética y qué puede hacer por nosotros. En un tono en ocasiones paternalista y ayudado por filósofos, personajes de novela o de cine, introduce con claridad temas fundamentales que cualquiera, en un momento u otro, acaba planteándose.

El caso es que hacer eso, repetir con diferentes palabras lo que otros y punto... no es mi estilo. Si alguien me acusa de simplista por esto lo achacaré a un defecto profesional, demasiados años lixiviando sabiduría. Pecaremos de incautos, de doctos en una ciencia profana y trataré de desmigajar un poco ésto y, quizá sea demasiado, formular alguna reflexion personal. Si fuese una novela, aquí habría uno de esos...
ATENCIÓN: SPOILER
Cap 1. De qué va la Ética
Existe un saber fundamentalmente útil: el saber lo que nos conviene y lo que no. La diferencia muchas veces no es clara y debemos elegir. La libertad es el conocimiento y uso de poder elejir. La ética estudia cómo saber elegir.

La libertad no es una filosofía y ni siquiera es una idea: es un movimiento de la conciencia que nos lleva, en ciertos momentos, a pronunciar dos monosílabos: Sí o No. En su brevedad instantánea, como a la luz del relámpago, se dibuja el signo contradictorio de la naturaleza humana.” - Octavio Paz

Cap 2. Órdenes, costumbres y caprichos
La elección se aplica ante nuestras acciones, que podemos clasificar según su motivación como 'órdenes', 'costumbres' o 'caprichos', siendo los últimos los únicos que salen de nosotros.

La vida es larga si es plena; y se hace plena cuando el alma ha recuperado la posesión de su bien propio y ha transferido a sí el dominio de sí misma” - Séneca

Cap 3. Haz lo que quieras
Exiten ciertas circunstancias no funcionales [razones éticas, diferentes del razocinio puro] que nos obligan a pensar detenidamente la elección y por las que la respuesta no es absoluta.
¿Y sabes por qué no resulta sencillo decir cuándo un ser humano es “bueno” y cuándo no lo es? Porque no sabemos para qué sirven los seres humanos.” - Sabater

Según la ocasión, ser 'bueno' implica obediencia o rebeldía, fé o crítica, sacrificio o prudencia...
Un hombre sólo puede ser “bueno”, sólo podrá alcanzar la excelencia, si se simplificase conviertiéndose en instrumento.

Cap 4. Date la buena vida
Para ser libre, hay que elegir sin tener en cuenta órdenes ni costumbres. Por tanto, cada cual debe elegir por sí mismo, e incluso elegir no elegir es una posibilidad. La elección depende de lo que realmente queramos, no sólo de lo que en el momento nos apetezca, y lo que queremos es 'darnos la buena vida'. Como el proceso humanizador es recíproco, 'darse la buena vida' implica también darla.
Sólo quien ha nacido para esclavo o quien tiene tanto miedo a la muerte que cree que todo da igual se dedica a las lentejas y vive de cualquier manera.” - Sabater

La libertad nos permite dar el paso entre la simplicidad biológica y la complejidad humana.
La muerte, los instintos y necesidades, la estupidez y la ignorancia son las grandes simplificadoras. Nos obligan a actuar, eliminan los planteamientos y pliegan los campos de libertad en túneles hacia nuestro objetivo.
La vida, las responsabilidades, la razón y el conocimiento por el contrario implican complejidad. Nos obligan a reflexionar, plantean problemas con respuestas múltiples y contradictorias entre sí, sin un objetivo definido.
Por ello, no tiene sentido preguntarse sobre el objeto de la vida de forma unívoca mientras que el de la muerte está muy claro y salvando dogmas religiosos es unánime: finalizar la vida (para generar más vida, reencarnarse... lo que sea, ahí vuelve a entrar la vida y se complica). El objetivo de nuestra vida es el que cada cual, en el momento en que se lo plantee, considere.
En un sentido amplio, la vida tiene como origen ser la expresión de la complejidad siempre creciente. Es algo parecido a un estado cuántico. Un estado de posibilidades que acaban colapsando en un estado definido sólo si es observado, pero que permanece latente y múltiple si no lo es. El hombre vive su vida cuando le busca un sentido, y sólo le resta morir cuando considera que lo ha encontrado.

Cap 5. ¡Despierta, baby!
Debemos ser capaces de evaluar si lo que queremos en el momento realmente supone 'darnos la buena vida' y ser conscientes de la complejidad que esto conlleva. Por ejemplo, de la necesidad de “cosas” no materiales que no pueden comprarse, como la amistad, y la inutilidad de llevar una vida basada en la acumulación material porque parezca que los que así viven son realmente felices. La cuestión fundamental es si somos o no críticos con cómo vivimos, si comprendemos o seguimos una cierta moral.
Nadie puede ser libre por ti.” - Sabater

Cap 6. Aparece Pepito Grillo
Reflexiona sobre los imbéciles, aquellos que, etimológicamente, necesitan un “algo” exterior en lo que apoyarse para disfrutar una falsa libertad. El concepto opuesto es la conciencia, innata pero que debe irse desarrollando. Fundamentalmente consiste en sabernos libres, saber lo que queremos, repudiar lo que no nos conviene moralmente y hacernos responsables de nuestros actos. Esta conveniencia de 'lo mejor para nosotros' se traduce en un egoismo verdadero, consciente y consecuente; evitando que seamos enemigos de nosotros mismos.
Cuando ésta herramienta de la conciencia funciona bien, produce remordimientos ante los actos “malos”, nos culpa de no haber obrado “bien” cuando tuvimos libertad para hacerlo. Desarrollar ésta habilidad es responsabilidad no de todos, sino de cada uno.
Es más, la propia toma de decisiones en ésta labor nos define, nos contruye y nos hace moralmente más complicada la vuelta atrás.
El valor de la virtud radica en ella misma.” -Séneca

Cap 7. Ponte en su lugar
Dada nuestra obligación de relacionarnos con los demás por la conveniencia de fortalecernos como personas surge la pregunta de cómo. Los humanos nos fundamentamos en la capacidad de cambio y en la de imitación, mayoritariamente un poco más en la segunda (“siembra lo que esperes recoger”). Ambas, junto cierta empatía, son la base para poder sabernos semejantes, poder encontrar un terreno en el que ser capaces de trasponer los razonamientos de cada uno sin dejar de ser nosotros mismos. Esa también es la base de la virtud de la justicia, la equidad en las obligaciones para con nuestros semejantes, que no iguales.
No siempre hagas a los demás lo que desees que te hagan a ti. Ellos pueden tener gustos diferentes.” -B. Shaw
La estigmatización de uno o varios se reduce a despojarlos de su base humana, de privarlos de su capacidad de cambio, para hacerlos “demasiado diferentes” como para ser humanos, y por tanto juzgarlos con leyes humanas, eximiéndoles de ellas u obligándoles a unas a medida.

Cap 8. Tanto gusto
Sabater aborda los temas que más suelen tratarse como “morales”, los placeres. Éstos, fundados en nuestra libertad, nos alejan de nuestra parte animal superviviente, con lo conveniente y letal al mismo tiempo que es esto resulta. Recordando el sabio y tantas veces malinterpretado 'carpe diem' lo interpreta con sabiduría en la frase de abajo. También, señala, hay que ser conscientes de “usar y no abusar” de los placeres, ya que simplificaríamos demasiado la vida eliminando los demás placeres posibles. Llega así a la conclusión del placer máximo: la alegría, algo mucho menos trivial que el placer, para la que se necesita templanza y no la simple abstinencia.
No tienes que buscar hoy todos los placeres, sino que debes buscar todos los placeres de hoy.” -Sabater

Cap 9. Elecciones generales
Analiza los puntos comunes (la convivencia, la libertad...) y disidentes (personal-plural, fines-medios) entre ética y política, pero enfatiza en que la acción primera debe ser la de la ética y no debemos esperar milagros de la política. Aboga por ciudadanos tan activos políticamente como activos en sí mismos, por la lógica de que vivimos bajo un techo común. Apoya el no esperar a la política que nos resuelva la convivencia o que nos haga buenos, lo que no sería justo con nuestra libertad, analizando brevemente los sistemas políticos. Todos éstos puntos de vista los desarrollará más extensamente en Política para Amador.

Acaba con un epílogo ciertamente recomendable.

Estructurado en capítulos, con citas del propio libro... espero que la SGAE no se pase por aquí. Pero para rematar la faena, un enlace a una edición electrónica como muchas otras que hay circulando por ahí. Señor Sabater, no se me moleste.

Un libro no para vivir, quizá sólo para vivir mejor. Que no es poco.

2 comentarios:

sofhi dijo...

yo lo lei.. y esta muyy bueno me encant y me senti re identificada.. con el libro.. esta reee bueno .. besotes.. y lo reconmiento banda.. es genial.. chau

Anónimo dijo...

esta bien el libro, quizas algo repetitivo en cuestiones`pero pienso que mejorar mucho tampoco se prodria, le doy un sobresaliente.

Publicar un comentario